viernes, 27 de marzo de 2015

Viernes de Dolores - Stabat Mater

HOY celebraremos –según el Calendario Litúrgico– el "viernes de la V semana de Cuaresma", sin embargo, en muchísimas partes, sobre todo en España y en algunos países de América del Sur ha permanecido muy arraigada la tradición del "Viernes de dolores", es decir, el viernes previo al Domingo de Ramos que después de la reforma del Año Litúrgico en el Concilio Vaticano II no se contempla. Ya que la fiesta propia de la Virgen de los dolores es el 15 de septiembre, un día después de la fiesta litúrgica de la Exaltación de la Santa Cruz.

Como decía antes... serán muchos lugares de la geografía española donde resonará el canto del Stabat Mater, así que haré un mínima alusión a esta "secuencia" conservada en la liturgia romana. El Graduale Romanum ha conservado una serie de "secuencias" para cinco fiestas a lo largo del año litúrgico y que deben ser cantadas antes del Evangelico: San Benito (Laeta dies), Corpus Christi (Lauda, Sion), Pentecostés (Veni, Sancte Spiritus), Domingo de resurrección (Victimae paschali laudes) y Virgen de los dolores (Stabat Mater). 

El Stabat Mater es un poema del siglo XIII. Las palabras por las que comienza, como todo los himnos, cánticos, salmos... son las que le dan el nombre: Stabat Mater dolorosa (Estaba la Madre llena de dolor). Si alguien está interesado en en ver el texto completo y su traducción puede hacer clik AQUÍ. Es un poema de veinte estrofas en las que se describe el profundo sufrimiento de la Virgen María en el momento de la crucifixión y muerte de su hijo, Jesucristo. En una segunda parte se le invoca como intercesora.

La tradición gregoriana conserva varios modelos sobre el mismo texto, el más famoso quizás sea el que se utiliza como himno de vísperas el 15 de septiembre, sin embargo... yo me centraré en el que propone el Graduale Romanum para la celebración de la Misa.


A lo largo de la historia se ha convertido en un texto que para grandes compositores ha servido como fuente de inspiración: Palestrina, Scarlatti, Vivaldi, Liszt, Dvorák, Poulenc, Rheinberger, Pärt... y muchos más... de entre los que cabe destacar, por ser los más difundidos, el de Rossini y Pergolesi. De este último he seleccionado un vídeo del "Amén" final de la obra; estoy convencido de que no es la mejor interpretación que se puede encontrar... pero lo he incluido porque lo canta un grupo de niñas y adolescentes, un claro ejemplo de que la educación musical desde la infancia nos puede alejar de tópicos bastante alejados de la realidad.



Oscar Valado

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...