domingo, 1 de marzo de 2015

Lecturas para los domingo de Cuaresma

Fotografía © Miguel Castaño


Primer Domingo, 22 de febrero:

Primera lectura: El pacto de Dios con Noé salvado del diluvio. Gn 9,8-15.
Segunda lectura: Actualmente os salva el bautismo. 1Pe 3, 18-22.
Evangelio: Se dejaba tentar por Satanás, y los ángeles le servían Mc 1,1215.

Segundo Domingo, 1 de marzo:

Primera lectura: El sacrificio de Abrahán, nuestro padre en la fe. Gn 22,1.2.9-13.15-18.
Segunda lectura: Dios no perdonó a su propio Hijo. Rom 8,31b-34.
Evangelio: Este es mi Hijo amado. Mc 9,2-10.

Tercer Domingo, 8 de marzo:

Primera lectura: La Ley se dio por medio de Moisés. Ex 20,1-7.
Segunda lectura: Predicamos a Cristo crucificado, escándalo para los hombres, pero sabiduría de Dios. 1Cor 1,22-25.
Evangelio: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. Jn 2, 13-25.

Cuarto Domingo, 15 de marzo:

Primera lectura: La ira y la misericordia del Señor. 2Cr 36,14-16.19-23.
Segunda lectura: Estando muertos por los pecados, nos ha hecho vivir con Cristo. Ef 2,4-10.
Evangelio: Dios mandó a su Hijo al mundo para que el mundo se salve por él. Jn 3,14-21.

Quinto Domingo, 22 de marzo:

Primera lectura: Haré una alianza nueva y no recordaré sus pecados. Jr 31,31-34.
Segunda lectura: Aprendió a obedecer y se ha convertido en autor de salvación eterna. Heb 5,7-9.
Evangelio: Si el grano de trigo cae en tierra y muere, da mucho fruto. Jn12,20-33

Domingo de Ramos, 29 de marzo:

Evangelio antes de la procesión: Bendito el que viene en nombre del Señor. Mc 11,1-10. O bien: Jn 12,12-16.
Primera lectura: No me tapé el rostro ante los ultrajes, sabiendo que no quedaría defraudado. Is 50,4-7.
Segunda lectura: Se rebajó, por eso Dios lo levantó sobre todo. Flp 2,6-11.
Evangelio: Pasión de nuestro Señor Jesucristo. Mc 14,1-15,47.


¿Cuáles son los días de ayuno y abstinencia en Cuaresma?

Todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne. Ayuno y abstinencia se guardarán el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

La ley de la abstinencia obliga a los que han cumplido catorce años; la del ayuno, a todos los mayores de edad, hasta que hayan cumplido cincuenta y nueve años. Cuiden sin embargo los pastores de almas y los padres de que también se formen en un auténtico espíritu de penitencia quienes, por no haber alcanzado la edad, no estén obligados al ayuno o la abstinencia.

José María Fuciños
Delegado Diocesano de Liturgia


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...